martes, 20 de junio de 2017

VISIBILIZACIÓN DE LAS MUJERES ALCALAINAS;EMPIEZA A SER UNA REALIDAD

Hoy, 20 de junio de 2017, es un día importante para las Mujeres  de Alcalá de Henares, pues en el pleno que se va a celebrar esta tarde en el Ayuntamiento de nuestra ciudad se va a debatir, y esperemos que aprobar, la propuesta del Consejo Municipal de la Mujer que tiene por objeto visibilizar a las mujeres que han tenido que ver con la historia de Alcalá de Henares mediante la colocación de una placa que recuerde a cada una de ellas en los lugares con los que tuvieron relación. Y es importante. especialmente,



para la Asociación de Mujeres Progresistas porque fueron sus representantes en el Consejo de la Mujer las que hicieron una propuesta al respecto en la reunión celebrada el pasado mes de mayo de 2016. Decía nuestra propuesta: “La Asociación de Mujeres Progresistas de Alcalá de Henares solicita la colocación de unas placas conmemorativas para reconocer y dar visibilidad a las mujeres relevantes que a lo largo de la Historia han dejado huella en nuestra ciudad´”. Proponíamos que dichas placas fueran de color morado, y que todas ellas conformaran una nueva ruta turística local que incluyera la historia de las mujeres en su recorrido.
La propuesta que se planteó al Consejo de la Mujer fue muy bien acogida por el resto de las asociaciones de mujeres de la ciudad, y así, el mismo día de su presentación en la reunión ordinaria del Consejo de la Mujer del mes de mayo de 2016, “se acuerda proponer que en los edificios de Alcalá de Henares, que tengan relación con una mujer que haya influido en la historia de Alcalá, se ponga un placa con el fin de visibilizarlas".
Para que fuese una petición del Consejo Municipal, se propuso, para dar cumplimiento al acuerdo anterior, que el resto de asociaciones y grupos políticos representados en dicho Consejo enviasen su propia propuesta, tal como habíamos hecho la Asociación de Mujeres Progresistas, con los edificios a señalizar y el nombre a poner, incluyendo una reseña de porqué se debía poner un punto de memoria.
La propuesta presentada por nuestra Asociación incluía 12 lugares con sus respectivos nombres de mujer, y se hacía la correspondiente reseña de su vinculación con Alcalá de Henares. Debemos felicitarnos al comprobar que dicho informe ha sido la base principal de la propuesta que el Consejo de la Mujer plantea en el pleno de esta tarde, con escasos añadidos y alguna variación que vamos a señalar. Una de ellas fue la planteada por Vicente Sánchez Moltó, Cronista de la ciudad al que se le solicitó un informe, quien añadió a una serie de mujeres importantes del siglo XVI (Isabel de Vega y Catalina de Paz, ambas poetas; Isabel de Vergara, experta en lenguas y erasmista, y Petronila de Lucena, alumbrada), para las que propone una placa colectiva en la fachada del edificio que fue Hospedería de estudiantes en la Plaza de Cervantes. Otros nombres propuestos por otras asociaciones de mujeres fueron la Princesa de Eboli, Victoria Kent o la Beata Sor María Jesús Yepes, fundadora del Convento de Carmelitas Descalzas. En este último caso no estamos del todo de acuerdo, pues ella fue una más de las varias fundadoras de conventos y colegios universitarios que hubo en el barroco alcalaíno. ¿Por qué ella tendrá su placa y no la tienen Beatriz de Paz Silveira, fundadora del convento de clarisas de Nuestra Señora de la Esperanza, o Isabel de Guzmán, fundadora junto a su marido Luis de Antezana del famoso “Hospitalillo”, o Catalina Suárez de Mendoza y Cisneros, fundadora del colegio de Santa Catalina Mártir o de los Verdes, o María y Catalina de Mendoza, las fundadoras de la Iglesia del Colegio Máximo de los Jesuitas de Alcalá de Henares? Quizá el tema de las fundadoras se debía haber dejado para una futura propuesta conjunta.
Por otro lado, nuestra petición de reconocimiento a varias mujeres que estuvieron presas en la Galera en la posguerra, ha quedado recogido en una placa colectiva que llevará el título de “mujeres que sufrieron prisión por su lucha política”; y el motín de las mujeres por el precio del pan, que nosotras ubicábamos en la céntrica calle Mayor, se propone la placa en la estación de ferrocarril, por lo que pensamos que quedaría fuera de los circuitos turísticos habituales. También debemos señalar que la placa que reconocía la labor literaria de María isidra de Guzmán en la actual Facultad de Derecho ha desaparecido, sin que se haya conseguido averiguar su actual paradero.
Pero debemos congratularnos porque nuestro inicial informe ha sido la base de la petición que va a presentar al pleno de hoy el Consejo Municipal de la Mujer. Y todo se inició con una de las más exitosas actividades de la Asociación de Mujeres Progresistas, la visita turística realizada por la historiadora Pilar Lledó titulada “Tras la huella de las mujeres, un paseo por su historia” el domingo 3 de abril de 2016. Ese fue el principio de esta propuesta de visibilización de las mujeres alcalaínas ocultas por la historia y por su ausencia de los espacios públicos de Alcalá de Henares. Es nuestro deseo que esta tarde se apruebe la propuesta en el pleno y se empiece a hacer justicia a esas mujeres en su mayor parte ignoradas y olvidadas por nuestros vecinos.           



miércoles, 14 de junio de 2017

II CONVOCATORIA DEL PREMIO “FRANCISCA DE PEDRAZA CONTRA LA VIOLENCIA DE GÉNERO” (2017)




El Premio, “Francisca de Pedraza contra la violencia de género”, se inspira en una mujer alcalaína que consiguió uno de los hitos más importantes de la Historia al ser posiblemente la primera mujer que se enfrento al poder, logrando una sentencia sin precedentes.

La conquista de la igualdad, el respeto a la dignidad humana y la libertad de las personas tienen que ser objetivos prioritarios en todos los niveles de nuestra sociedad.

Con el fin de contribuir a la promoción de tales valores, la Asociación de Mujeres Progresistas de Alcalá de Henares ha creado este Galardón, que se concederá anualmente, con la finalidad de distinguir y reconocer la trayectoria de aquellas personas, colectivos, entidades o instituciones que han destacado o destaquen por su compromiso y dedicación en la lucha contra la violencia de género. Por este motivo, la concesión y entrega del Premio tendrá lugar en los días próximos al 25 de noviembre, fecha en la que se celebra la conmemoración del Día Internacional contra la Violencia de Género, en el Paraninfo de la Universidad de Alcalá.

Bases de la convocatoria:

Primera.- Objeto y finalidad

Las presentes bases tienen por objeto convocar el Premio “Francisca de Pedraza contra la violencia de género”. Su finalidad es reconocer y distinguir a aquellas personas, colectivos, entidades o instituciones que destaquen o hayan destacado en la prevención y erradicación de la violencia contra la mujer. 

Segunda.- Premio

El Premio “Francisca de Pedraza contra la violencia de género”, se materializa en dos modalidades:
1. Escultura en bronce del busto de Francisca de Pedraza.
2. Diploma de reconocimiento.




Tercera.- Participantes

1.    Podrán optar al Premio Francisca de Pedraza contra la violencia de género”, las personas físicas mayores de edad, así como los colectivos, entidades o instituciones que cuenten con una trayectoria de compromiso y dedicación a la prevención y erradicación de cualquier tipo de violencia de género.
2.    La participación en el Premio supone la aceptación de las bases de esta convocatoria, así como del fallo del Jurado.


Cuarta.- Plazo, forma y lugar de presentación.

1.    El plazo para la presentación de las candidaturas comenzará a partir del día siguiente de la publicación de la convocatoria, hasta el 31 de julio de 2017, ambos inclusive.
2.    Las candidaturas al Premio “Francisca de Pedraza contra la violencia de género”, serán presentadas mediante propuesta dirigida a la Asociación de Mujeres Progresistas de Alcalá de Henares.
3.    La  candidatura deberá acompañarse de la siguiente documentación:
a) Méritos y motivación en los que se basa la propuesta, de acuerdo con las bases de la convocatoria.
b) Cualquier otra información o documentación que justifique la idoneidad de la propuesta formulada.
4.    Las candidaturas podrán presentarse: Mediante correo electrónico a la siguiente dirección: mujeresprogresistasadh@gmail.com


Quinta. Valoración y Fallo.

1.    La valoración de las candidaturas se efectuará por un Jurado presidido por la Dirección de la Asociación de Mujeres Progresista de Alcalá de Henares y constituido por personas expertas en la figura de Francisca de Pedraza y en materia de violencia de género, de acuerdo con la siguiente composición:




-   Dos personas en representación de la Asociación de Mujeres Progresistas de Alcalá de Henares (AMPAdH).
-   Una persona en representación de la Universidad de Alcalá (UAH).
- Una persona en representación del Excmo. Ayuntamiento de Alcalá de Henares.
-   Una persona en representación del Ilustre Colegio de Abogados de Alcalá.
-   Una persona experta en la figura de Francisca de Pedraza.
-   Una persona en representación de una entidad estatal experta en violencia de género (Federación de Mujeres Progresistas).
-   Una persona experta en violencia de género en representación  de la Judicatura de Alcalá de Henares.
-   Una persona en representación de una entidad de ámbito local dedicada a la lucha contra la violencia de género.

Las funciones de Secretaría del Jurado serán desarrolladas por la Secretaría de la AMPAH, que actuará con voz pero sin voto.

2.    La sesión constitutiva del Jurado designado conforme el apartado anterior, tendrá lugar en la primera quincena de septiembre de 2017  examinándose en la misma las propuestas previamente presentadas.

3.    Los criterios de valoración, que se tendrán en cuenta por los miembros del Jurado serán, entre otros, los siguientes:

a)  Currículum vitae o memoria descriptiva de la trayectoria de las personas físicas o colectivos, entidades o instituciones que con su trayectoria o labor hayan destacado o destaquen en la lucha contra la violencia de género. Valorándose las acciones  desarrolladas en la lucha contra la violencia de género y la erradicación de la violencia machista en sus distintas formas y su incidencia en la sociedad.
b) Participación y promoción en iniciativas contra la violencia de género de carácter internacional.
c)    Publicaciones relacionadas con la materia objeto del premio.
d)  Aportaciones innovadoras, conceptuales o procedimentales para erradicar la violencia de género o cualquier otra forma de violencia contra la mujer.
e)    Implicación en la lucha contra cualquier forma de violencia hacia la mujer.

4    La votación de las candidaturas por parte del Jurado, se ajustará a las siguientes reglas:
a)    Una vez finalizado el plazo de presentación de candidaturas, los miembros del Jurado recibirán una copia para su estudio y valoración.
b)    Reunido presencialmente el Jurado, cada miembro votará a un máximo de dos candidaturas para cada modalidad del premio.
c)    Las deliberaciones y votaciones se realizarán por cada modalidad, y se considerará vencedora en cada una de ellas la que obtenga mayor número de votos de las personas que integran el Jurado.
d)    En caso de empate tendrá voto de calidad la presidencia del jurado.


Sexta.-Resolución y Publicación

La resolución del Jurado será notificada el 25 de septiembre de 2017 por la Presidencia de la AMPAdH a las personas o entidades premiadas y se hará pública la concesión del premio.

Séptima.-Acto de entrega del Premio.

El Acto de entrega del Premio tendrá lugar en el Paraninfo de la Universidad de Alcalá, en fechas cercanas a la celebración del Día Internacional contra la violencia de género.



viernes, 26 de mayo de 2017

Círculos de amistad y letras de las escritoras del siglo XVII



Isabel Colón Calderón
Prof. Titular de la Facultad de Filología Española de la UCM. 
Experta en la literatura del siglo de Oro


Resumen de la conferencia del I Seminario "Las Mujeres del S. XVII"



Círculos de amistad y letras de las escritoras del siglo XVII


En esta conferencia me pregunté si las mujeres escritoras del XVII se vieron apoyadas por otras mujeres, a pesar de las pocas noticias que hay sobre su biografía y la escasez de documentos. Para ello indagué primero en lo que se pensaba en la época sobre la amistad entre mujeres y lo que ellas mismas creían, a través de sus textos y especialmente sus cartas. Pasé luego a considerar posibles círculos de escritoras; conventos, familias y la corte fueron lugares donde las mujeres pudieron relacionarse entre sí y hablar de literatura, aunque no siempre tengamos constancia de ello. Me centré, por último, en la producción poética de Catalina Clara Ramírez de Guzmán y los frecuentes versos que está escritora dedicó a las mujeres (familia y amigas). 







miércoles, 24 de mayo de 2017

Herstory en el arte europeo del siglo XVII

 Pilar V. De Foronda

 Doctora en Bellas Artes por la Universidad de Granada, Agente de Igualdad.   


      
Este artículo contribuye a la creación de la Herstory, concepto acuñado por Robin Morgan, en uno de los artículos de su libro recopilatorio de escritos fundadores del feminismo de la segunda ola, Sixterhood is powerful,  en el cual se identifica como una miembra de WITCH , decodificando el acrónimo de Women Inspired to Commit Herstory [Mujeres decididas a comprometer su historia].
En 1976 Casey Miller y Kate Swift escriben lo siguiente:
Cuando las mujeres del movimiento utilizan herstory, su propósito es enfatizar la vida de las mujeres, los hechos y acciones, y la participación en los asuntos de la humanidad que han sido devaluados en las historias estándar.
Además de esta puntualización sobre el porqué del concepto Herstory, otro aspecto importante a destacar durante el Renacimiento y el Barroco es el rechazo de los artistas al cobro de honorarios por la realización de su obra, ya que el trabajo remunerado era considerado un "oficio" indigno de caballeros. Los artistas, para poder desarrollar su actividad, buscan la protección de la nobleza o la monarquía. A las mujeres artistas les sucedía igual y esto añade una complicación más a su seguimiento y rastreo.
En este sentido, la aceptación social de algunas pintoras se debió precisamente a que fueron damas de la corte cómo es el caso de Sofonisba Anguissola en la corte española de Felipe II, así como también el caso de Levina Teerlinc en la corte inglesa. Si no eras una dama de alta cuna, e incluso siéndolo, tenías que valerte a través del padre, el esposo o el hermano.
Traemos una muestra de las mujeres que crearon su obra en el barroco, como posibilidad para ser incorporadas a los curriculum de la ESO y Bachillerato, pero, como constatamos en el Seminario, hay muchas más con posibilidades de ser investigadas. Las alineamos en modo cronológico al estilo de las Vitas de Vassari, como tradicionalmente se ha llevado a cabo en la Historia del Arte oficial con los artistas varones.
En Italia, Elisabetta Sirani (1638 - 1665) tuvo una vida muy corta que transcurrió íntegramente en Bolonia. Muy influenciada por Caravaggio y Guido Reni, su muerte a edad temprana impidió la continuación de su obra a pesar de la gran fama que tuvo en vida: El padre de la Sirani sacó buena renta de un corpus de obra que ella misma catalogó, siguiendo una costumbre que ganó adeptos durante el siglo XVI; ascendía a 150 cuadros, número considerado hoy demasiado bajo[1]. Sin embargo, Maino, con solo 24 cuadros catalogados, ha tenido exposición antólogica en el Museo del Prado. Alrededor de 1652 Elisabetta Sirani abrió una escuela para mujeres artistas en Bolonia. Por primera vez las mujeres que no procedían de familia de artistas podían asistir a una academia. Cuando falleció las esquelas la calificaban de “Prittrice famosísima”[2].
Paralela a la vida de Elisabetta Sirani es de Artemisia Gentileschi (1593 - 1652), una de las grandes artistas del barroco italiano, que se convierte en la primera mujer admitida en la Academia Vasari de Dibujo de Florencia. Hija del conocido pintor Orazio Gentileschi, fue una adolescente prodigio en el taller de su padre y a los diecisiete años ya había pintado muchos cuadros, incluyendo a Susana y los Viejos. Sus figuras preferidas fueron las heroínas de la Biblia, mujeres heroicas, valientes, e incluso suicidas que defienden su honor muriendo.
Artemisia vivió una vida autónoma para una mujer de su tiempo, a pesar, o quizá como consecuencia, del grave incidente con un colega de su padre que llevó a juicio en 1612 contra el ayudante y colega de Orazio, Agostino Tassi. No obstante, Artemisia Gentileschi, logró tener su propio taller y en 1616 fue la primera mujer admitida a la prestigiosa Accademia del Disegno en Florencia.
En el siglo XVII el arte que se desarrolla en el norte de Europa refleja el antihumanismo del calvinismo holandés. En el norte de Europa, en Holanda, Países Bajos, aparece un amplio grupo de practicantes del arte no profesionales. Houbraken publicó la “Gran historia de los pintores y pintoras holandeses” en 1718, puso junto a un retrato de Rembrant otro de Anna María Schurman, docta y erudita feminista, pintora y grabadora aficionada, que fue admitida en la guilda de San Lucas de Utrech en 1641[3]
Para perfeccionar su trabajo artístico, la pintora holandesa Judith Leyster (1609 - 1660) viaja a Utrecht en compañía de su padre, una ciudad en la que formará parte de los círculos de Caravaggio. En el siglo XIX se descubre que muchos cuadros mundialmente conocidos y atribuidos a Frans Hals pertenecen en realidad a Judith Leyster.
(Figura 1)



En estos años se desarrolla en Alemania el trabajo de María Sibylla Merian (1647 -1717, Francfort). En el Siglo XVII el interés por los insectos era inusual pues se creía que los escarabajos, gusanos, larvas y orugas eran formados por la suciedad y el barro. Ella se dio cuenta que los gusanos se convertían en larvas, para luego ser hermosas mariposas y dibujó paso a paso el proceso por primera vez para la ciencia. A los 28 años publicó su primer libro con las ilustraciones de insectos grabadas en planchas de cobre, siendo su trabajo más importante Metamorfosis Insectorum Srinamensium. Poco antes de su fallecimiento, el Zar de Rusia, Pedro el Grande, le compró 300 de sus imágenes con las que formó el primer museo de Rusia para poder exhibirlas.


(Figura 2)                                                 
   
 (Figura 3)



En España, en el Barroco, Antonia Fernández Valencia menciona a María Robles, pintora vallisoletana recientemente descubierta[4]. También tenemos a la granadina Luisa Roldan (1652-1704), hija del escultor Pedro Roldán y bautizada con el nombre de Luisa Ignacia. Su padre organizó un amplio taller de escultura que gozó de gran renombre en Sevilla. En el taller de su padre aprendió dibujo, modelado, las técnicas del trabajo en madera, piedra y el empleo de la pintura, el dorado y el estofado de las imágenes.
Luisa, pese a la oposición familiar, se casó en 1671 con un aprendiz del taller de su padre, Luís Antonio de los Arcos, pero fue la actividad profesional de ella la que sostuvo económicamente a la familia. Hacia 1686 se trasladaron a Cádiz y dos años después a Madrid con la pretensión de obtener una plaza como escultora real. En 1692, el rey Carlos II le concede el título de escultora de cámara. Con la muerte de Carlos II, en 1700, y la llegada al poder de Felipe V, presenta al nuevo rey dos obras, un Entierro de Cristo y un Nacimiento, a la vez que envía una solicitud para que confirme el nombramiento como escultora de Cámara y le solicita “casa para vivir y ración para mantenerse ella y sus hijos... pongo en consideración de Vuestra Majestad, que lo que sabe lo ejecuta en piedra, en madera, en barro, en bronce, en plata, y en otra cualquier materia”. Las peticiones continuaron por parte del matrimonio, hasta que con fecha de octubre de 1701 el nuevo rey le concede otra vez el nombramiento de escultora de Cámara.
A partir de 1704 no se tienen más noticias de la escultora, lo que podría indicar una enfermedad o incluso que hubiera muerto. En la iglesia parroquial de San Andrés de Madrid, se encontró la partida de defunción con fecha 10 de enero de 1706, donde hay escrito que unos días antes había hecho una declaración de pobreza[5].

(Figura 4)  




En Venecia triunfa Rosalía Carriera (1675 - 1757). Su formación inicial es como miniaturista, aunque más tarde dedicó sus energías al retrato al pastel, dando adecuada expresión al gusto del Rococó. Comenzó dedicándose a la realización de miniaturas con frecuencia sobre marfil, una de las cuales le abre las puertas de la Academia de San Lucas en Roma (1705). Recibió encargos de la mayoría de las cortes europeas y fue artista de moda de la alta sociedad de su época. Murió en Venecia en 1757.

(Figura 5)





BIBLIOGRAFÍA

BARING, Anne y CASHFORD, Jules. El mito de la Diosa. Madrid: Siruela, 2005
CHADWICK, Whitney. Mujer, arte y sociedad. Singapur: Ediciones Destino, 1999
DUBY, Georges y PERROT, Michelle (Dir.). Historia de las Mujeres. Vol. II La Edad Media, bajo la dirección de Christiane Klapisch-Zuber. Madrid: Taurus, 1991
DUBY, Georges y PERROT, Michelle. La historia de la vida privada. Madrid: Taurus, 2001
GALEANO, Eduardo. Espejos. Una historia casi universal. Buenos Aires, Argentina: Siglo XXI de España editores. 2008.
GARCÍA OLLOQUI, María Victoria. La Roldana. Sevilla: Arte Hispalense, 2003
GILMAN PROSKE, Béatrice. Luisa Roldán at Madrid. Nueva York: The connoisseur, 1964
GREER, Germaine. La carrera de obstáculos. Vida y obra de las pintoras antes de 1950. Madrid: Bercimuel, 2005
LÓPEZ FERNÁNDEZ. CAO, Marian (ed.). Geografías de la mirada. Género, creación artística y representación. Madrid: Instituto de Investigaciones Feministas, Universidad Complutense de Madrid. Asociación Cultural Al–Mudayna, 2001
MAYAYO Patricia. Historias de mujeres, historias del arte. Madrid: Cátedra, 2003.  Ensayos Arte
MILLER, Casey y SWIFT, Kate. Words and Women. New York: Bantam Doubleday Dell, 1976
GIORGIO Vasari. La vida de los más excelentes arquitectos, pintores y escultores italiano: desde cimabue a nuestros tiempos. TECNOS. 1998.
    ISBN: 9788430932184
VV. AA. Actas de las terceras jornadas de investigación interdisciplinaria. La imagen de la mujer en el arte español. Organizadas por el Seminario de Estudios de la Mujer de la Universidad Autónoma de Madrid. Madrid: U.A.M., 1990



Figura 1
El Alegre Bebedor, Rijksmuseum de Ámsterdam. Lleva su monograma y la fecha de 1629.
Figura 2
Vitis vinífera
Figura 3
Planta de plátano en flor
Figura 4
San Miguel con el diablo a sus pies (1692). Monasterio de San Lorenzo de El Escorial, Madrid.
 Figura 5
Autoretrato de Rosalía Carriera





[1] CHADWICK, W. 1999:96

[2] CHADWICK, W. 1999:104
[3] CHADWICK, W. 1999:120
[4] LÓPEZ FDEZ. CAO, M. 2000
[5] GARCÍA OLLOQUI. 2000:126

miércoles, 10 de mayo de 2017

“Juana Inés de la Cruz la décima musa del siglo XVII”

“Juana Inés de la Cruz la décima musa del siglo XVII”
Cristina Martín Puente. UCM
cmartin@ucm.es
I Seminario “Las mujeres del XVII” UAH. 6 de mayo de 2017




1.                  Algunas antecesoras de Juana Inés de la Cruz

1.1.             Hildegarda de Bingen (1098-1179) fue la décima hija de una familia de la nobleza local del Palatinado y con ocho años fue confiada al monasterio de Disibodenberg, donde la abadesa Jutta enseñó a la niña a leer y escribir. A los catorce años decidió convertirse en una monja más del monasterio benedictino. Allí ocupó su existencia en escribir sobre el cosmos, la medicina, la música o el amor místico de Dios. Cuando Hildegarda aún no había cumplido los cuarenta años sucedió a Jutta como abadesa del cenobio.

1.2.             Eloísa (1101-1163) era la sobrina del canónigo Fulberto, que contrató a Abelardo, en aquel tiempo muy reputado como maestro de oratoria y filosofía en la escuela catedralicia de Nôtre Dame de París, para dar clase a la joven (veinte años menor que él). Maestro y alumna se enamoraron y, cuando ella quedó embarazada, huyeron a Bretaña, donde dejaron al niño, Astrolabio, con una hermana de Abelardo. Eloísa volvió a París y tomó los hábitos en el convento de clausura (llegó a ser primera abadesa) y Abelardo en la abadía de Saint-Denis, pero volvió a ejercer como profesor y se dedicó a la filosofía.

1.3.             Teresa de Cartagena (1425 - ¿?), esta religiosa de origen converso y sorda, siguiendo los pasos de Cristina de Pizán, autora de La ciudad de las damas, defendió la capacidad intelectual de todas las mujeres en las dos las obras que se conservan, Arboleda y Admiraçión operum Dei. Según ella, si Dios dio al hombre la facultad de escribir, también pudo dárselo a la mujer.

1.4.             Teresa de Cepeda Dávila y Ahumada, Teresa de Jesús, (1515-1582) pertenecía a una gran familia descendiente de judíos conversos. En su infancia leyó vidas de santos y novelas de caballería. Poco después de la muerte de su madre, cuando tenía 12 años, ingresó interna en el colegio de las hermanas Agustinas, pero año y medio después enfermó y volvió a su casa. Teresa decidió internar como monja en un convento de clausura y, como su padre se oponía, abandonó su hogar en 1533. En 1534 profesó como religiosa. Fundó una de las órdenes más importantes del mundo cristiano: las carmelitas descalzas. Su obra literaria, de gran calidad, es muy vasta, sobre todo en el género de la poesía lírico-religiosa.

2.                  Vida y obra de Juana Inés de la Cruz




Juana de Asbaje y Ramírez, Sor Juana Inés de la Cruz, nació en la hacienda de San Miguel Nepantla (México), en 1648 y murió en 1695. Fue hija de la criolla Isabel Ramírez de Santillana, que tuvo 6 hijos sin casarse, y el vizcaíno Pedro Manuel de Asbaje. A los tres años leía y a los siete ya quería estudiar en la Universidad. A los ocho escribió una loa para la fiesta de Corpus. En 1656, a la muerte de su abuelo, con quien se criaba, pasó a vivir a casa de su tía María Ramírez, esposa del acaudalado Juan de Mata, en la capital. Allí Juana aprendió latín con “veinte lecciones” del bachiller Martín de Olivas (algunos de sus villancicos contienen versos latinos). A partir de ahí, Juana leyó a autores grecolatinos y españoles con asiduidad. En 1664 Juana ingresó a la corte como dama de compañía de la virreina, Leonor María Carreto, marquesa de Mancera, a la que dedicó algunos sonetos con el nombre de Laura. El virrey reunió a cuarenta profesores de todas facultades para someterla a un examen con el que dejó admirados a todos. Harta de la vida cortesana, entró en el convento de San José de las Carmelitas Descalzas en 1667, porque, según ella misma dice, “para la total negación que tenía al matrimonio era lo más decente que podía elegir en materia de la seguridad de mi salvación”. A los tres meses ingresó en la orden de las jerónimas, en el convento de Santa Paula, donde profesó en 1669. Allí fue archivera y se dedicó a estudiar astronomía, matemáticas, lengua, filosofía, mitología, historia, teología, música, pintura, cocina, etc. y a la literatura, llegando a ser una excelente representante del Siglo de Oro de la literatura en español. Dentro de su celda llegó a albergar más de 4.000 volúmenes, instrumentos musicales, mapas y aparatos de medición. 



Cultivó varios géneros en prosa y verso. Entre sus dramas están los empeños de una casa, Amor es más laberinto; entre sus autos sacramentales El divino Narciso, El cetro de José, El mártir del sacramento; en el terreno de la lírica escribió poesía amorosa, Primero sueño; y en otros géneros:  Neptuno alegórico, Carta atenagórica, Respuesta a Sor Filotea de la Cruz, Protesta de la fe, etc. Por la importancia de su obra, que tiene gran profundidad filosófica y recibe la influencia de Cicerón, Horacio, Garcilaso, Calderón de la Barca, Góngora, Quevedo, etc., recibió los sobrenombres de «el Fénix de América», «la Décima Musa» o «la Décima Musa mexicana». Gracias a sus relaciones con los virreyes, su obra se publicó en España y se leyó en muchas partes del Imperio, logrando el éxito en vida. Los siglos XVIII y XIX la desdeñaron, pero en el siglo XX se revalorizó, en buena medida gracias a Octavio Paz.

En los retratos pictóricos que hicieron a Juana es una adelantada a su época, pues de hace retratar con hábito, con su biblioteca al fondo (incluida su propia obra), con pluma en la mano y con tintero y libros sobre su mesa. También aparece su imagen en frontispicios de su obra impresa. De esta forma ofrece a sus contemporáneos y a la posteridad la imagen que quería que permaneciera de ella y da visibilidad y prestigio a la práctica literaria.

La siguiente es una composición de Juana Inés de la Cruz titulada “Miró Celia una rosa que en el prado”, cuyo tema es el tópico del carpe diem, muy del gusto de Horacio:

Miró Celia una rosa que en el prado
ostentaba feliz la pompa vana
y con afeites de carmín y grana
bañaba alegre el rostro delicado;

y dijo: Goza, sin temor del hado,
el curso breve de tu edad lozana,
pues no podrá la muerte de mañana
quitarte lo que hubieres hoy gozado.

Y aunque llega la muerte presurosa
y tu fragante vida se te aleja,
no sientas el morir tan bella y moza;

mira que la experiencia te aconseja
que es fortuna morirte siendo hermosa
y no ver el ultraje de ser vieja.


Otro poema muy famoso es “Hombres necios que acusáis”:
Hombres necios que acusáis
a la mujer sin razón,
sin ver que sois la ocasión
de lo mismo que culpáis.

Si con ansia sin igual 
solicitáis su desdén,
¿por qué queréis que obren bien
si las incitáis al mal?

Combatís su resistencia
y luego con gravedad 
decís que fue liviandad
lo que hizo la diligencia.

Parecer quiere el denuedo
de vuestro parecer loco
al niño que pone el coco 
y luego le tiene miedo.

Queréis con presunción necia
hallar a la que buscáis,
para pretendida, Tais,
y en la posesión, Lucrecia.

¿Qué humor puede ser más raro
que el que, falto de consejo,
él mismo empaña el espejo
y siente que no esté claro?

Con el favor y el desdén
tenéis condición igual,
quejándoos, si os tratan mal,
burlándoos, si os quieren bien.

Opinión ninguna gana,
pues la que más se recata,
si no os admite, es ingrata,
y si os admite, es liviana.

Siempre tan necios andáis
que con desigual nivel
a una culpáis por cruel
y a otra por fácil culpáis.

¿Pues cómo ha de estar templada
la que vuestro amor pretende,
si la que es ingrata ofende
y la que es fácil enfada?

Mas entre el enfado y pena
que vuestro gusto refiere,
bien haya la que no os quiere
y queja enhorabuena.

Dan vuestras amantes penas
a sus libertades alas
y después de hacerlas malas
las queréis hallar muy buenas.

¿Cuál mayor culpa ha tenido
en una pasión errada:
la que cae de rogada
o el que ruega de caído?

¿O cuál es más de culpar,
aunque cualquiera mal haga:
la que peca por la paga 
o el que paga por pecar?

¿Pues para qué os espantáis
de la culpa que tenéis?
Queredlas cual las hacéis
o hacedlas cual las buscáis.

Dejad de solicitar
y después con más razón
acusaréis la afición
de la que os fuere a rogar.

Bien con muchas armas fundo 
que lidia vuestra arrogancia,
pues en promesa e instancia
juntáis diablo, carne y mundo.