lunes, 27 de marzo de 2017

La violación como arma de destrucción masiva.

Nadie sabía nada ... o no querían saberlo


"Bosnias – Troyanas"

El viernes 10 de marzo asistí a una representación teatral organizada por alumnas de la Fundación Pastor de Estudios Clásicos, en Madrid. El tema de la obra, cuyo texto ha sido elaborado por Fernández, es la comparación entre la obra de Eurípides (año 415 a.C) "Las Troyanas" y la situación de la guerra de Bosnia Herzegovina (1.995 d.C), basada en los testimonios, ante los tribunales, de las mujeres que vivieron ese horror

Eurípides, en su obra, plasma la guerra en toda su crudeza,
"necios son los mortales que arrasan ciudades sin dejar piedra sobre piedra ... para reducirlos  a la más lúgubre soledad que es el olvido, porque ellos mismos serán también muy pronto  carne de cementerio"  Dice la diosa Atenea
así describe la caída de Troya en manos de los griegos; del destino de las mujeres -encerradas y posteriormente sorteadas entre los soldados griegos para hacer con ellas lo que quisieran- de los hombres asesinados y la ciudad incendiada. 

Fernández, utiliza este texto, ya de por sí duro, para hacer una analogía con la guerra de Bosnia (1995-1999). Aunque más que guerra habría que hablar de genocidio, de limpieza étnica de todo un pueblo. 

La obra teatral va describiendo, a través del relato de distintas mujeres, el asesinato masivo de los hombres de etnia bosnia (musulmanes), por parte del ejército atacante serbio (cristiano) que pretenden desplazarlos fuera de la región. Del incendio de sus ciudades, de la  violación de mujeres y niñas hasta que quedar embarazadas con el fin de desdibujar la pertenencia de los hijos a la etnia materna bosnia, y así perpetuar la "estirpe" del varón serbio, en un concepto claramente patrilineal, ya que la mujer solo son vistas como simples reproductoras.

La mayoría de las víctimas de violación son mujeres musulmanas y se ha estimado que durante la guerra de Bosnia entre 20.000 y 50.000 mujeres y niñas fueron violadas por soldados serbios con órdenes oficiales, como parte de la limpieza étnica,
 "Ha pasado ya la guerra. Una guerra que duró casi cuatro años y que dejó incontables   victimas. La paz sobrevino y los hombres caídos durante el combate han sido considerados  mártires con todos los honores por defender y dar la vida por su patria. Pero de las mujeres violadas, nadie quiere hablar por considerarlo vergonzoso. Allí quedaron sepultados  nuestros maridos, nuestros hijos, nuestros hermanos. Sin embargo a nosotros nos sobrevino  algo mucho peor. Pero nadie sabía nada o no querían saberlo"  Hasija (ciudadana de   Sarajevo, año 1.995 d.C).

Según Amnistía Internacional la violación se utiliza como estrategia militar deliberada con el propósito de conquistar el territorio mediante la expulsión de la población, diezmando a la población civil destruyendo sus vínculos de filiación, y la eliminación de sus tradiciones culturales y religiosas. Tras este conflicto la violación fue reconocida por primera vez, por los Tribunales Internacionales, como un arma de guerra empleada como herramienta de limpieza étnica y genocidio.

En nuestra memoria colectiva están presentes los genocidios perpetrados durante los siglos XIX y XX. Además se ha utilizado la violación como arma de destrucción, tanto de mujeres como de hombres, entre otras zonas, en:

                                     -       Republica Democrática del Congo
                                     -       Primera Guerra Civil de Liberia
                                     -       Guerra Civil de Libia
                                     -       Timor Oriental
                                     -       Perú (Sendero Luminoso)
                                     -       Colombia (FARC)
                                     -       Guerra de Bosnia
                                     -       Guerra de Kosovo
                                     -       Ruanda
                                     -       Guerra Civil de Sri Lanka
                                     -       Irak
                                     -       Sudán. Región de Darfur
                                     -       Chechenia
                                     -        Nepal
                                     -       Afganistán
                                     -       Chad

Las mujeres que representan esta obra son la profesora y las alumnas del curso de Estudios Clásicos.

Teresa Bachs Rivero

jueves, 9 de marzo de 2017

Manifestación histórica en Madrid. Las jóvenes tomaron la calle.






Ayer 8 de marzo fuimos como todos los años, un grupo de amigas feministas, a la manifestación del Día Internacional de la Mujer en Madrid. Todas nosotras pudimos percibir desde el primer momento que era un día histórico para nuestro movimiento. Nos sentíamos emocionadas y felices, había una multitud de personas manifestándose. Realmente era emocionante ver el gentío abigarrado que recorría la Gran Vía.


Personas   que se estaban manifestando como hacemos siempre las mujeres, con alegría e imaginación; una manifestación en la que se coreaban eslóganes, se cantaba, se bailaba, se reía,  a pesar de que es toda ella es en sí misma una denuncia contra un sistema –el patriarcal-que nos hace daño, que roba nuestros derechos, nos maltrata, nos oprime, nos minusvalora…
-
En la manifestación, que partía de Cibeles con la sede del Ayuntamiento iluminada de violeta, - el color de las mujeres- participábamos mujeres y hombres de todas las edades. Y lo que más nos ilusionaba a nosotras, las de la vieja guardia, era ver que había mucha más gente joven que gente de nuestra edad. Era una manifestación que reclamaba cosas que llevamos muchos años pidiendo, todas muy importantes para nosotras: nuestro derecho a la igualdad, a unas mejores condiciones laborales, a una mayor presencia en todos los estamentos, a que se ataje la violencia de género… y yo sentí que una gran parte de la sociedad estaba abriendo los ojos y los oídos y era partícipe de la justicia de nuestras reivindicaciones. 


Hoy el periódico El País nos dedica  cinco páginas en su interior y más de la mitad de su portada. ¿Cuántas veces ha sucedido algo así? Los medios de comunicación han silenciado sistemáticamente aquellos temas y noticias que atañen a las mujeres. ¿Qué ha hecho que esta actitud hoy haya cambiado? ¿Acaso nuestra manifestación de ayer les ha hecho ver claro que finalmente  tienen que dar cabida en sus páginas a esa mitad de la sociedad – las mujeres- a la que hasta ahora han ninguneado?




La Delegación del Gobierno dice que allí nos reunimos unas 40.000 personas. En estas cosas ya se sabe, siempre apuntan por lo  bajo. Animaos compañeras, ayer dimos un nuevo paso.




jueves, 19 de enero de 2017

AGRADECIMIENTO POR COLABORAR Y VISUALIZAR NUESTRO VIDEO




Queremos a fecha de hoy en plena segunda quincena del mes de enero de 2017 dar las gracias por la generosa colaboración de jóvenes de Alcalá de Henares en el video de felicitación de Año Nuevo realizado el pasado mes de diciembre de 2016. Nuestro vídeo ha recibido miles de visitas. Gracias Mireia Delgado Castresana por empujar este barco y hacer tan buen trabajo.

Sin duda esta iniciativa es una gran herramienta para sensibilizar  en Igualdad ya que hablan jóvenes para luchar y acabar con  las desigualdades. Son quienes podrán  transformar esta sociedad ya que la desigualdad está históricamente arraigada en todos los ámbitos .

El activismo juvenil para luchar por la igualdad es  una de las  claves  para la mejora de los derechos.

Nuevamente gracias a todas y todos por este regalo.


video

martes, 10 de enero de 2017

“Mujer que sabe latín no tiene marido ni buen fin”

por María José García Mesa.
Resultado de imagen de imagen sor juana de la cruz

En España en los siglos de oro, la instrucción era muy deficiente y concretamente la  de las mujeres  era un  asunto muy  complicado y no exento de disquisiciones.
La mujer es considerada un ser voluble , poco fiable  e inferior al hombre en todos los sentidos. De manera que su entrenamiento debe limitarse a aquellas disciplinas que la conduzcan al matrimonio  y la perfeccionen en función de los intereses del cabeza de familia, como la perfecta casada y ama de casa que se espera que sea.
 Así que no empezó Francisca de Pedraza con muy bien pie su andadura en aquellos mundos y en aquellos siglos. Quedó huérfana muy pronto y se decidió que sería internada en un convento para  su educación y sustento. Intramuros la vida  no debió ser un camino de rosas, pero techo y comida los tenía asegurados.
En el convento las niñas entraban a cargo de una monja tutora. Una parte de ellas sólo acudía temporalmente, mientras duraba su educación. El coste de su alimentación y de su enseñanza era pagado en ocasiones por las mismas religiosas que habitaban el convento en calidad de familiares, en otras eran los mismos padres o la caridad quienes se encargaban de ello. Cuando terminaban su período de formación, la mayoría volvía con sus familias para casarse, otras, en cambio, permanecían en el claustro después de terminada la enseñanza tradicional, para tomar los hábitos. 
La instrucción que se les proporcionaba era la tradicional para las mujeres en aquellos tiempos: rezos, costura, bordados y lectura sagrada; nada de latines ni ciencias  inservibles y perturbadoras. Además, el control físico y espiritual era rasgo esencial en este tipo de educación conventual. La mujer, débil por naturaleza, y convencida por la serpiente, se enfrentó al poder divino, asumiendo el deseo de conocer  lo prohibido; consecuentemente, el árbol de la ciencia quedó vetado para las mujeres, asociado al pecado original para siempre. Por otro lado, el estricto sometimiento a la regla escogida -que solía combinar la educación religiosa con el trabajo manual- dejaba también poco margen para una instrucción superior. 
 Curiosamente, sin embargo,  y a pesar de lo que podría pensarse, las mujeres que optaban por la vida religiosa tenían una vida personal más intensa que las seglares inmersas en las prácticas de la filosofía patriarcal y centradas básicamente  en el culto al marido y a los hijos.
 Todos estos inconvenientes hacían que  la elección entre matrimonio y convento no fuera  sencilla ni  del todo libre. En ambos casos era necesario un acuerdo y apoyo familiar y, obviamente  un nivel social y económico mínimo. 
En cualquier caso, de haber sabido Francisca la vida que le esperaba junto al compañero que le tocó en suerte, posiblemente hubiese optado por tomar el velo y convertirse en esposa de cristo, quien al menos no la hubiera molido a palos como lo hizo su marido.
Y es que la vida de las mujeres siempre ha sido difícil. Fray Antonio Núñez de Miranda, confesor de sor juan Inés de la cruz, lo sabía bien y lo refleja en las  recomendaciones que él mismo escribió para convertirse en una buena religiosa, mujer  al fin y al cabo.
“Os habéis de portar como si no tuvierais cuerpo, que padece, ni alma, que padece, ni potencia que entienda, ni voluntad que ame, ni sentidos que ven, huelen, ni gustan, ni tocan, ni pies que anden [...] No habéis de tener comunidad, ni honra, ni puesto, ni estimación, ni gracia, ni talento; porque os desafiarán, por quitároslo, impedirlo, oscurecerlo, ahogarlo ...”
¿Para qué querrían las mujeres el latín, pues?

martes, 27 de diciembre de 2016

SEMBLANZA DE FRANCISCA DE PEDRAZA


Despedimos este año  con la semblanza que nos proporciona Ignacio Ruiz Rodríguez en el discurso que pronunció el 1 de diciembre de 2016  en el Acto de Entrega del "I premio Francisca de Pedraza contra la violencia de género".  

Se recoge esta semblanza transcrita en el Puerta de Madrid diario semanal de Alcalá de Henares, de 10 de Diciembre de 2016 y ahora en nuestro blog.

Podemos seguir todo el Acto en el siguiente enlace de youtube:



Foto de Pilar Navío

      "La Historia de nuestra protagonista Francisca de Pedraza puede ser similar a la que podría haber vivido cualquier mujer en España o en otro lugar de Europa de finales del XVI y principios del XVII. Se trata  de una historia escrita en letras de discriminación y sometimiento por cuanto el papel de la mujer estaba sometido al varón.

      Así el rol de la mujer dentro de un mundo construído por hombres y para hombres no era otro que el del matrimonio o convento. La primer etapa de aquel calvario comenzaba en el seno de la propia familia, en donde las hijas quedaban bajo la tutela del padre, desempeñando un papel siempre al servicio del mismo. Tras esos primeros años el matrimonio en muchas ocasiones pactado entre familias, suponía la salida de la adolescente del seno familiar, para pasar a depender de su marido. Francisca de Pedraza pronto quedará huérfana de padres, por lo que fue educada por las monjas complutenses. Los rezos y la formación en el servicio y la  austeridad, fueron seguramente su día a día , pasando de este modo su infancia e inicio de la adolescencia en un ambiente conventual. En un momento dado vino a contraer matrimonio, era el año 1612, en el pleno convencimiento que al lado de aquel hombre se desarrollaría como mujer. Nada más lejos de la realidad, ya que el matrimonio con Jerónimo de Jaras su marido vino a demostrar, una vez más, cuán cruel era la vida de las mujeres. Desgraciadamente para ella habría de ser más dura si cabe, ya que no tardaría en recibir las primeras palizas y vejaciones. Golpes, palos y otra serie de crueles malos tratos fueron el eje vertebrador de aquel matrimonio a lo largo del tiempo, todos ellos recibidos por esta mujer con la mayor expresión de la violencia, pero también de impunidad de su agresor y marido, ya que muchos de sus vecinos entendían que esta práctica no dejaba de ser lo habitual, que el marido corrigiera de aquella forma los defectos propios de las mujeres. Fueron estos los que en lugar de apoyar o defender a Francisca, la criticaron, cuando en el año 1614 decidió huir desde su domicilio a aquel convento en donde durante años había encontrado la paz y el sosiego. Sin embargo, allí iría a buscarla su marido, el cual, tras prometer que la cosa cambiaría, que la trataría bien, consiguió que regresara a casa. Pero lejos de obtener la paz, comprobó que también podía existir el infierno en la Tierra, ese infierno era la convivencia conyugal, ya que continuaron los malos tratos, incluso ahora con una mayo crueldad. Harta de humillaciones físicas y psicológicas Francisca decidió cierto día poner fin a su suplicio. En este sentido, lo natural habría sido el suicidio o la huida, por más que dejará atras a los dos hijos engendrados tras múltiples violaciones. Ella intentó acabar con todo ello acudiendo a la justicia de los hombres, primero a la ordinaria en 1619 luego a la eclesiástica en los años 1620 y 1622 y , finalmente de manera inaudita a la universitaria en 1624.
       Ante todas ellas desprovista de su intimidad, de su jubón mostró las múltiples muestras que la crueldad de su marido había dejado en su rostro y cuerpo. Eran las muestras que la mano agresora de un monstruo plasmaba en su debil cuerpo de mujer. Débil cuerpo pero con una fuerza interior inmensa. Sabía que era una mujer, frente a un mundo, un mundo creado por los hombres, de los hombres y para los hombres, por ello estaba dispuesta a presentar batalla.
      Resulta curioso ver que las reiteradas demandas presentadas ante la jurisdicción eclesiástica, que tenía la competencia sobre asuntos de esta naturaleza, siempre terminaba con una lacónica condena al marido a que fuese "...Bueno, honesto y considerado con la demandante y no le haga semejantes malos tratamientos como se dice que le hace...."Unas sentencias que obligaban a Francisca de Pedraza a convivir con su maltratador, con su marido.
      Un día , cuando le pedía a Dios que se la llevase de este mundo, tuvo el coraje de pedir y conseguir una cédula del nuncio del Papa en tierras de España, que le permitía llevar su pleito a otra jurisdicción. Fue una chispa inspiradora, una brisa de aire fresco, una posible luz en ese largo túnel que fueron los malos tratos. Ella eligió la Universitaria, institución de hombres doctos e ilustres, entendiendo que en la Academia habría que conseguir justicia. Fue en la corte de justicia de la Universidad de Alcalá en donde vino a celebrarse el pleito del divorcio. Francisca de Pedraza mujer, esposa y madre, contra un monstruo, contra un maltratador, contra su esposo.
      Y allí se encontró al frente del Tribunal académico, a una de las personalidades más ilustres de esa histórica Universidad: Álvaro de Ayala el primer rector graduado en ambos derechos, canónico y privado. Fue este inmortal rector el que en apenas unos meses en ese ya mítico año de 1624 el que firmase una feliz sentencia: se hacía el divorcio obligando además a la devolución de la dote. Por si todo ello no fuese suficiente, introducía en su sentencia, una orden de alejamiento contra Jerónimo de Jaras y todos aquellos que pretendieran ejercer cualquier tipo de coerción contra aquella mujer: " ... y prohibimos y mandamos a dicho Jerónimo de Jaras no inquiete ni moleste a  al dicha Francisca de Pedraza...por sí ni por otra interpósita persona". Se había hecho justicia. Francisca de Pedraza se había enfrentado a un mundo de hombres, creado por hombres y para el deleite de los hombres, a través de un derecho de hombres ... y venció. Ella logró su objetivo el de vivir sin estar permanentemente marcada por la violencia de género, venció pero fue una isla diminuta en lo que continúo siendo un inmenso océano de discriminación que se habría de proyectar por desgracia hasta prácticamente nuestros días". 

      Estas fueron las palabras del profesor Ignacio Ruiz Rodríguez en el paraninfo de la Universidad de Alcalá, momentos antes de que se entregará el "I premio Francisca de Pedraza contra la violencia de género" al presidente Jose Luis Rodríguez Zapatero por toda su labor legislativa en pro de la igualdad  y en contra de la violencia de género. No ha habido otra sentencia igual en el siglo XVII ni XVIII, ni XIX habrá que esperar a muy avanzado el siglo XX.



      


lunes, 12 de diciembre de 2016

MOMENTOS COMPARTIDOS



Hemos tenido el uno de diciembre la suerte de compartir momentos entrañables antes y después del Acto de entrega del "I premio Francisca de Pedraza contra la Violencia de Género". Dejamos estas imágenes  de la mano de la excelente fotógrafa alcalaína Pilar Navío.
También  podemos ver  los momentos relajados disfrutando el estupendo catering ofrecido por "Demos la Vuelta al Día"en el Salón de Condueños en Hostería del Estudiante cedido generosamente por Parador Alcalá con nuestros premiados y asistentes al Premio.





















martes, 6 de diciembre de 2016

“QUE ESTE PREMIO SEA EL ECO DE LA MEMORIA....” (J. L Rodríguez Zapatero, premiado)




 “QUE ESTE PREMIO SEA EL ECO DE LA MEMORIA....” (J. L. Rodríguez Zapatero, premiado)
ENTREGA DEL I PREMIO FRANCISCA DE PEDRAZA CONTRA LA VIOLENCIA DE GENERO.
Fotos de imagenenaccion.org y  Beatriz Velardiez












El 1 de Diciembre entregamos  la Asociación de Mujeres Progresistas de Alcalá en el Paraninfo de la Universidad de Alcalá el “I premio Francisca de Pedraza contra la violencia de Género” al presidente D. José Luis Rodríguez Zapatero. Se entregó también  el diploma de reconocimiento al Rector D. Álvaro de Ayala por la sentencia ejemplar y dos menciones de honor con carácter extraordinario a los profesores e investigadores  de Francisca de Pedraza D. Ignacio Ruiz Rodríguez (descubridor)  y D. Fernando Bermejo Batanero.
Destacamos las siguientes palabras del premiado: “...Esta ciudad por cervantina es patria de libertad...que este premio sea el eco de la Memoria...este premio para mí es muy sentido porque la vida de Francisca parece sacada de una novela, y la hemos recuperado siglos después...para que ahora podamos erradicar la lacra de la violencia machista. ...Abogo por la abolición de la marginación permanente de todas las mujeres. ...Mi primera Ley esconde el mensaje de luchar por la lacra más insufrible de la humanidad.... la Violencia de género es más horrenda que la Violencia en abstracto  ...ataca el amor....El arma más poderosa contra la Violencia de Género está entre estas aulas, en la Educación, en la Cultura, en la Poesía, en la Música....Hay que comprometer en esta lucha a las redes sociales...El Rector Áyala con su Orden de Alejamiento ampliada dicta sentencia ejemplar...La Igualdad entre mujeres y hombres es la más noble aspiración de la Sociedad.”
Estuvo todo el Jurado presente y numerosos /as miembros de diferentes organismos que trabajan contra la Violencia de género, miembros de la Judicatura, Fiscalía, Policía,  Gobierno Autonómico de la Comunidad de Madrid y Junta de Castilla la Mancha, Asociaciones de Mujeres, Expertas/os en igualdad.
Queremos agradecer especialmente a la Delegada del Rector de políticas inclusivas y otras garantías Doña Carmen Figueroa,  a la Concejala de igualdad Doña Yolanda Besteiro de la Fuente y a la Jueza de Violencia de Género de Alcalá , Yvana Redondo, así como a Ignacio Ruiz Rodríguez, D. Vicente Sánchez , decano del Ilustre Colegio de Abogados, el alcalde de Alcalá de Henares D. Javier Rodríguez Palacios, y a la Institución de Estudios Complutenses, todos ellos formaron parte del Jurado imparcial.
El Acto de entrega fue muy cuidado en todos los detalles y realizado con el interés de sumar a todas y todos en el objetivo común: erradicar la lacra de la violencia de género en nuestra ciudad.


Comenzó con música barroca a cargo de mujeres y jóvenes Orquesta Filarmónica Cervantina de las Veinticinco Villas. El talento femenino presente a lo largo del Acto también con la lectura de poesía a cargo de mujeres de  la Escuela de Escritura y la Escuela de Danza y Teatro de la Universidad de Alcalá.

El discurso del presidente D. José Luis Rodríguez Zapatero fue tan hermoso como necesario, destacando el feminismo como postura de evolución de la sociedad y la importancia de fomentar la sensibilización y la lucha contra la lacra de la violencia machista, logrando pasar del silencio al eco con la entrega del premio. Se le entregó el busto realizado por Pilar V. Foronda la escultora  de Francisca de Pedraza, este busto es de una imagen traída al presente evocando la época y contiene en el cuello en una cuidada circunvalación hacia el infinito la firma  de Francisca contenida en los documentos del pleito. El presidente agradeció de todo corazón este premio y nos dejo imágenes de él acariciando el rostro de Francisca en la escultura recibida con tanto merecimiento por sus hitos transformadores legislativos en materia de igualdad  entre mujeres y hombres,  Violencia de género y educación a la ciudadanía.

Broche de oro al acto de entrega fue finalizar en el Salón de Condueños de la Hostería del Estudiante que amablemente nos cedió Paradores de Alcalá y que permitió tener una cercanía entrañable de los premiados con los / las asistentes.

Finalizamos con el compromiso de colaboración futura que nos indicaron nuestros patrocinadores, el grupo DÍA, AEDHE, Parador de Alcalá, el Corte Inglés, MAYOSI S.L., y nuestros colaboradores Universidad de Alcalá, Ilustre Colegio de Abogados, Ayuntamiento de Alcalá, Arte y Pensamiento, La Orquesta Filarmónica de las Veinticinco Villas, Escuela de Escritura UAH, Escuela de Danza y Teatro UAH.


Desde nuestra Asociación todas las socias nos posicionamos como motor de sensibilización para la Igualdad y en contra de la Violencia de Género en Alcalá de Henares, asimismo en tener a nuestra vecina como bandera y símbolo de la lucha contra la violencia de género.